jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Educación emocional o aprendizaje instrumental?

educacion emocional o aprendizaje instrumental

¿Qué hacen en Valencia, un sábado entero, más de 900 personas relacionadas con la educación, de distintos lugares de la Comunidad Valenciana, de España y de otros países?

No fueron para escuchar las palabras inspiradoras de (lo que llaman) un gurú de la educación que dijese que todo está mal y expusiera interesantes reflexiones que a fin de cuentas no van a mejorar el aprendizaje ni la convivencia en nuestras aulas.

Fueron... Fuimos para escuchar las experiencias de personas que en su trabajo han estado aplicando actuaciones educativas de éxito; es decir, aquellas prácticas que han demostrado científicamente producir los mejores resultados en convivencia y en aprendizajes (aquí la publicación completa del estudio).

Fuimos también para escuchar las aportaciones de Sandra Racionero y Ramón Flecha, dos de los investigadores de mayor reconocimiento internacional en distintos campos de las ciencias relacionadas con la educación. Sandra Racionero nos contó cómo la neurociencia está demostrando en los últimos estudios por qué funcionan ciertas actuaciones de éxito (a nivel cerebral), y cómo es posible prevenir la violencia a través de la lectura reflexiva y las interacciones entre personas (más información). Apasionante y esperanzador.

Entonces, ¿debemos centrarnos en la educación emocional y dejar de lado el aprendizaje instrumental?

Estaremos de acuerdo en que toda la sociedad quiere la mejor educación para las futuras generaciones, y que necesariamente hablamos de calidad y equidad. Pues bien, no ha habido hasta la fecha un solo proyecto educativo que se haya llevado con éxito a tantos contextos diferentes como las Comunidades de aprendizaje. La razón es sencilla: el proyecto se basa en unas pocas actuaciones que demostraron, en el mayor estudio sobre educación (proyecto INCLUD-ED), producir las mayores mejoras en los aprendizajes y en la convivencia, en contextos muy distintos.

Además, si decidimos basarnos en las evidencias y en los criterios que la comunidad científica internacional consensúa como los mejores a día de hoy, lo que estamos aceptando es que siempre que haya avances nos formaremos para poder aplicarlos. Las ciencias están vivas, en constante mejora y descubrimiento, y del mismo modo que un médico o una psicóloga deben aplicar los mejores tratamientos siempre, el profesorado puede decidir hacer lo mismo. De eso trata el proyecto Comunidades de aprendizaje. Por eso te decía que es apasionante y esperanzador. Es sencillo. No es fácil, pero es sencillo de comprender.  

Aplicando actuaciones de éxito como los grupos interactivos y las tertulias dialógicas me doy cuenta de cómo sucede esa mejora dual. No puede producirse un aprendizaje instrumental óptimo sin solidaridad y amistad, sin la necesaria educación emocional. Tampoco puede la escuela mejorar la sociedad si no hace su papel en la mejora de la convivencia.

Aquel sábado escuchamos también a Ramón Flecha decir que en el futuro no existirá el proyecto Comunidades de aprendizaje, porque lógicamente llegará el día en que todos los sistemas educativos se basen en evidencias y no en ocurrencias. De hecho, cada vez hay más administraciones públicas que se dan cuenta de la necesidad de tomarse la educación en serio. En Sudamérica, hay muchos países que están promoviendo e implantando el proyecto Comunidades de aprendizaje. En Europa, el proyecto internacional SaLeaCom toma más y más fuerza y lleva a más lugares las actuaciones de éxito. En las mejores universidades del mundo están leyendo sobre el proyecto español y estudiando esas actuaciones, y asociaciones a nivel mundial como WERA contribuyen para que educación y ciencia vayan unidas. En España, cada vez son más los gobiernos autonómicos que promueven la formación en actuaciones de éxito y su aplicación: País Vasco, Cataluña, Andalucía, Castilla-La Mancha... Como dijo Flecha, no se trata de metodologías, ni de ideologías, sino del derecho con el que nacemos todos y todas a recibir la mejor educación posible.


Esta entrada fue inspirada por la intervención de Sandra Racionero en el V encuentro internacional de Comunidades de aprendizaje y por su breve publicación Emociones y sentimientos.

¡Enriquece el blog con un comentario!


[Imágenes: pixabay/wikimedia]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Puedes aportar algo? Deja un comentario para enriquecer el blog.