miércoles, 4 de mayo de 2016

Aprendizaje dialógico en la escuela: 7 principios

APRENDIZAJE DIALÓGICO


¿Qué tienen en común todas las actuaciones educativas de éxito? ¿Por qué al sumarlas se multiplica su efecto?

La base teórica del proyecto Comunidades de aprendizaje tiene como referencia a autores como Vigotsky (1979), Habermas (1987 y 1998) o Freire (1997). Hoy, sus teorías son las más relevantes para la comunidad científica internacional, porque el mundo ha cambiado. Vivimos en la sociedad de la información. La concepción del aprendizaje debe cambiar para reducir el fracaso en la educación.

A mí me dio una visión muy clara de este tema la tabla que vas a ver a continuación:

Cambio en el concepto de aprendizaje según el tipo de sociedad (tabla comparativa extraída de la web de la Junta de Andalucía) 

tabla sociedad de la informacion
Fuente: (Aubert, Flecha, García, Flecha & Racionero, 2008)

En los trabajos de autores como los que te he puesto de ejemplo al comienzo de esta entrada se explica cómo el individuo necesita interacciones con otros individuos para aprender. Es más; lo que llamamos enseñanza se debe enfocar en aumentar, promover y mejorar esas interacciones. No porque lo diga este o aquel científico, sino porque es lo que mejores resultados ha dado hasta el momento. La ciencia nos dice que las mejores actuaciones de éxito observadas tienen en común dos elementos: presencia y participación. Esto quiere decir que en nuestras aulas deben estar todos los alumnos presentes siempre que sea posible, y que deben participar todos en las mismas actividades siempre que sea posible. Los docentes nos debemos ocupar de propiciar esas dos condiciones. ¿No lo ves posible? Hablaremos de ello en otro momento.

Lógicamente, cuando interactuamos, el diálogo igualitario es la herramienta más potente de aprendizaje, y como tal se utiliza en todas y cada una de las actuaciones educativas de éxito. El concepto de aprendizaje dialógico como tal (Flecha, 1997) se fue definiendo mediante la observación y la investigación, y se establecieron siete principios que deben cumplirse para que sea posible dicho aprendizaje:
-
1. Diálogo igualitario
2. Inteligencia cultural
3. Transformación
4. Dimensión instrumental
5. Creación de sentido
6. Solidaridad 
7. Igualdad de diferencias
-

No es mi intención definir los principios del aprendizaje dialógico, puesto que eso ya lo han hecho quienes debían y muy bien. Prefiero ponerte unos ejemplos cercanos. ¿Vamos? 

1. Diálogo igualitario

En nuestra clase, no vale que uno decida por los demás por ser más rápido, popular, fuerte o cualquier otra característica. Queremos dar (y que nos den) argumentos de validez y no de poder. Queremos que nuestros alumnos hagan eso mismo en su vida dentro y fuera de la escuela. Esto implica que el maestro también debe escuchar los argumentos de los alumnos, no solo dar los suyos, los cuales deben ser también de validez y no de poder (lo de "porque lo digo yo", para resumir). Para la gran mayoría de los docentes (me incluyo) es un cambio muy difícil y supone un gran esfuerzo al principio. Poco a poco, nos acostumbramos al diálogo y al respeto mutuo y así se propician momentos mágicos, sobre todo durante las tertulias dialógicas y las sesiones de grupos interactivos.

2. Inteligencia cultural

A nuestra clase viene gente de nuestro entorno a participar como voluntarios en los grupos interactivos y, a veces, también en las tertulias literarias. La diversidad de interacciones que nos ofrece el voluntariado es algo que no tiene precio. Ten en cuenta que el profesorado es un colectivo bastante homogéneo; tenemos ciertas cosas en común que nos hacen "parecidos" por muy distintos que seamos. La escuela necesita la participación de su comunidad para que los alumnos abracen la diversidad como riqueza cultural. Y lo hacen; lo aprecian y aprendemos muchísimo de esas personas, tanto los alumnos como los maestros.

Del mismo modo, apreciamos y nos encanta que alumnos de distintas procedencias nos cuenten cosas que nosotros no sabemos. Simplemente por tener familia en distintas partes de España, los alumnos pueden compartir conocimientos muy diversos que enriquecen el aprendizaje.

3. Transformación

Por un lado, estamos transformando la escuela y su entorno para poder aplicar actuaciones educativas de éxito (AEE), aunque esa transformación sigue aumentando como consecuencia de dichas actuaciones. Es un "círculo virtuoso". 

Por otro lado, nos transformamos cada uno de nosotros. No somos los mismos que cuando empezamos a formarnos y a aplicar las AEE. Mediante el diálogo aprendemos y el conocimiento nos hace mejorar y nos transforma.

4. Dimensión instrumental

Siempre tenemos presente que nuestros objetivos son la eficiencia y la equidad en el aprendizaje. Por eso, además de mejorar la convivencia nunca dejamos de lado las competencias, aquellas cosas que debemos saber hacer para manejarnos en la vida. Es decir, no pasamos el rato dialogando porque sí, sino que aquí venimos a aprender.

5. Creación de sentido

Entre todos, creamos sentido. Esto lo repetimos mucho y ocurre cada vez que, tras dialogar, alguien dice "ahora lo entiendo". Como te decía, mediante la interacción somos capaces de aprender mucho más y mejor. Se trata de que los contenidos que tratamos en la escuela tengan sentido y utilidad para todos. 

6. Solidaridad 

Maestros, alumnos, voluntarios y otras personas relacionadas con la escuela deben empatizar unos con otros y ayudarse sin esperar nada a cambio. Es totalmente imprescindible para la mejora de la educación. Si no se cumple este principio, no se podrán cumplir los otros ni se podrá implantar ninguna actuación educativa de éxito.

7. Igualdad de diferencias

Todos nos tratamos con el mismo respeto y todos tenemos los mismos derechos. Somos iguales, con nuestras diferencias. Aceptamos que todos somos diferentes y no por ello vamos a tener más obstáculos en nuestro aprendizaje. Al contrario, vemos que la diversidad nos regala más oportunidades para aprender.


Como puedes ver, hay una cohesión muy fuerte entre estos siete principios. El aprendizaje dialógico, que se basa en esos principios, es la base de las seis actuaciones educativas de éxito que de momento están reconocidas como las que más aumentan la eficiencia y la equidad del aprendizaje. Es en la coherencia entre dichas actuaciones donde reside ese potencial y esa garantía de mejora. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Puedes aportar algo? Deja un comentario para enriquecer el blog.